Rock & Arte - Rock Tucumán - Rock Norte - Rock Noa - Rock Nacional

Switch to desktop

Matrero: para quien busque identidad

Presentamos una gran banda metalera de la ciudad de La Banda del Rio Salí (Tucumán). Hablamos con Rodrigo Carabajal, su guitarrista, y nos cuenta algunos puntos de vista, anécdotas, el presente y futuro de Matrero.

 

Cómo hacés para explicarle al público, que no sabe de sonido, que no había tal cosa, o tal otra. Y a veces, por tratar de mostrar que la banda sigue, no se toca con las condiciones ideales.

 

Por eso, cuando vemos que las condiciones son malas, tratamos de decirles de la mejor manera que no se puede. Sino después no va a faltar que digan: qué se la cree… y no pasa por ese lado, sino por el respeto a la gente que te va a escuchar: la que queda mal es la banda, ni el sonidista, ni el organizador. Y a veces, esas cosas las superan a las bandas, y se mandan igual con un sonido que no ayuda para nada…

 

Historia

Hemos arrancado en el año 98. La idea siempre fue la misma: hacer canciones metaleras del palo argentino, pero con tintes regionales, representativos de nosotros: ha nacido siendo eso y es lo mismo hoy, 13 años después. Con bandas como Vosltead, salíamos a tocar juntos por entero, en lugares insólitos y con equipos insólitos, en una época que no nos importaba dónde ni con qué. No había Internet, ni Rock and Pop, ni rockerías, y la única forma de demostrar que la banda existía, era yendo a los lugares. Tenías que ir a las salas de ensayo, y conocer a los locos que tocaban en otras bandas, y te hacías amigo. Junto a SolPerpetuo, Tehon, que más o menos arrancamos juntos, hemos tocado en Delfín Gallo, en Posse, en Ranchillos, en Acheral, Monteros, Aguilares, Concepción, en La Banda, en Lastenia… infinidad de localidades que en ese tiempo no tocaba nadie…


Aunque parezca sencillo, ser de La Banda (tan cerca del centro), nos ha costado un montón. Lo que nos ha abierto mucho las puertas para tocar es que habíamos grabado un demo de cuatro canciones en un ensayo. Lo editábamos en casete, todo un laburo artesanal, y como el demo tenía cuatro canciones, sabíamos cortar la cinta y de diez casetes sacábamos como treinta. Los amigos traían armazones, y los limpiábamos con alcohol. Fácil habremos repartido 500, en esa época. Los regalábamos en cada concierto, o alguno que cruzábamos (siempre los andábamos cargando) con la remera de Metallica, o Almafuerte. Eso nos ha permitido que toquemos en otros lugares.


Aparte, era una época donde los recitales duraban hasta las 7 y volvíamos a La Banda a las 9, 10 de la mañana, y algunas veces compartíamos un asado con los muchachos.


 

 

Matrero

A la banda la armamos junto con Omar, el bajista, con temas de Maiden o de Hermética, más que nada a zapar.


El primero que se va es el baterista, y ahí entra Nacho, de Volstead, que se va cuando ellos graban su primer disco. Ahí empezamos con Omar a definir la banda para un lado más serio, y buscar gente que sea idónea con el avance que se iba teniendo. Ahí entra Marcelo (Chelo) a cantar, un colaborador que iba a los recitales y a los ensayos. No era cantante, pero nosotros habíamos visto que le daba para cantar, y ha sido un proceso de esperarlo hasta que se suelte, y aprenda bien las canciones.


Y Javier, el baterista, también entra por una anécdota muy especial. En el tiempo que buscábamos cantante, se nos acerca un chico de Delfín Gallo que nos dice que quería probar, y le decimos que se venga pero que estábamos sin batero y que íbamos a probar con las guitarras. Y me dice: - Yo tengo un hermano que toca la batería… Y cae con así una ratita, un petiso, parecía que tenía 8 años Javier en esa época, y le digo: Escúchame, ¿que no pudo venir tu hermano? Y me dice: - Sí, es él… Armamos todo, y no nos convencía cómo cantaba, pero Javier ya tocaba bien la batería y entonces le dije que lo iba a traer a los ensayos porque iba a tocar bien la batería. Tenía 10 años Javier, en esa época, y cuando tenía 12 años se sabía mejor los temas que el baterista que teníamos en ese momento. Hablé con el padre si lo iba a dejar tocar, y hemos decidido que era la pieza que faltaba, hasta hoy.


Y si la banda hoy suena como suena, es por todo un trabajo que venimos haciendo los cuatro juntos hace 8 años. Deben ser contadas con los dedos de una mano las bandas en Tucumán que mantengan una formación de 8 años, y eso hace una diferencia muy grande.

 

Recitales

Antes era muy fácil tocar en el interior. En centros vecinales, en clubes barriales. Ibas y tocabas. A lo sumo, ibas a la comisaría sacabas un permiso y nada más. Ahora es todo un trámite burocrático que, directamente, no quieren que toqués. Hasta el día de hoy, no entiendo por qué tanta persecución para armar eventos de rock.


Cuando arrancamos era imposible de creer que íbamos a tocar en el Teatro de la Paz: todos los lugares eran en los suburbios: Villa Alem, en la cancha de futbol 5, o Tucumán Central. Solamente La Zona, en la San Juan, o salvo que venga una banda grande, que usaban Floresta, Central Córdoba o Avellaneda Central. Hoy tenés dos o tres locales habilitados, y lo mejor es que son lugares donde podés sonar muy bien.

 

Discos

A Reflejo de un sentir (2005), lo grabamos con Javier, con tres o cuatro meses en la banda, y el Chelo, con menos de un año. Ha habido tan buena química, que ellos han entrado y se ha podido lograr lo que no se había podido lograr en años anteriores. Lo presentamos en un local llamado Pogos, en calle Congreso (barrio sur). Ese disco nos abrió la posibilidad de cumplir el sueño de tocar dos veces con Horcas, en Floresta. Y el sueño máximo de tocar con Almafuerte, conocerlo a Ricardo y conversar con él, que nos dio ánimos para que saquemos un nuevo material.


Ahí nos metimos de cabeza, y en un par de meses ya teníamos grabado el segundo disco: Para quien busca identidad (2011). A finales de 2010 ya lo teníamos terminado, solo que esperamos un tiempo para ir tirando los adelantos.


El disco tuvo buena repercusión, sobre todo afuera de la provincia. Tenemos invitaciones para tocar fuera de la provincia a pesar de que es muy norteño.


El próximo objetivo es apostar mucho a las canciones nuevas, y por lo que van pintando, va a tener un tinte más folclórico que los anteriores. Buscamos eso, que sea un metal que no lo vas a encontrar en bandas de otras regiones sino bien nuestro. Que desde el nombre, hasta la tapa y música, la gente diga: esto es el metal de norte.

 

Tercer disco

La intención, es tener un mix entre temas producidos, y temas como suena la banda en vivo. Tenemos compuesta una chacarera que se llama Abriendo venas del monte, que habla de todo el desmonte que está sufriendo la región y cómo se van agotando los recursos naturales, y cómo en el norte nos estamos olvidando de nuestra esencia de no cuidar lo que es nuestro... Un tema de Argentino Luna hecho heavy metal, que se llama Qué bien le ha ido, que habla de los chicos de pueblo que cuando te ven con la guitarra te dicen que sos un vago, y cuando te escuchan en la radio cambian las cosas y ese pueblo desconocido se hace conocido a partir de eso.


A nosotros nos llega mucho porque Aonikenk, de Neuquén grabó un tema nuestro, Coplas para la caña, y es hermoso que el nombre y la forma de vivir del pago nuestro ande dando vueltas por todos lados.


 

En vivo

Depende de la fecha, para no tocar siempre lo mismo. Lo que no puede faltar nunca son Coplas para la caña, Reflejo de un sentir y Sentimiento metalero, que es con el que cerramos. Cuando hemos tocado con Almafuerte tocamos A los jubilados. También tocamos en vivo Collas de la ciudad y Cinco siglos resistiendo, canciones están por fuera de los discos, e invitamos a un amigo que toca el sikus y el charango.

 

La meta

Queremos ser una banda representativa del norte. Que se la conozca en Salta, en Santiago, Jujuy, en Catamarca; llegar a Córdoba y Rosario y poder compartir con muchas bandas amigas. Cuando vamos a otra provincia, el aprecio y el respeto que te tienen te ponen mucho las pilas. Es lindo ir y compartir con esa gente. Ese es el objetivo.


A veces se torna difícil porque todos tenemos familias, trabajo, y esto no te da de comer. La mayoría de las veces uno se tiene que pagar el pasaje y no podemos pedir a un promotor que te pague el pasaje y el alojamiento. Entonces el momento que estamos viviendo nosotros es ir a sembrar. Sacamos dos discos que se movieron por vía Internet en otros lados, y el próximo objetivo es sacar un disco y salir a moverlo, no por Internet sino salir a difundirlo y que nos dé el paso para ver para qué más está la banda…


Y también lo de Matrero va por otro lado de otras bandas de heavy metal, de ponerse ropa de cuero y todo destrucción y bardo: lo de nosotros va por un lado más cultural. Somos grandes admiradores de la música de los 60, de los 70, donde al rock se lo tomaba como un movimiento cultural. La onda tacha y campera de cuero, ya fue. Será por eso que nos ganamos la antipatía de gente que es purista y cultora del género. Pero nos sale de esa forma, y si vas a repetir lo que hizo el heavy metal en los 80, a lo sumo vas a sacar dos discos y vas durar 4 años, porque vas a hacer algo que está hecho…

 

Almafuerte

Siempre está el paralelismo que nos hacen con el estilo de Almafuerte, y más vale que está presente la influencia, porque para nosotros Ricardo es lo más grande que hay y venimos de la cuna del metal argentino. Pero Matrero tiene una conciencia social más marcada, de despertar los valores del norte, del paisaje, de cuidar lo que es nuestro, de no perder la bravura que tiene la gente del norte, no entregarse.


Yo noto que, hablando con gente del sur, amigos, ahí la gente pelea por lo que es suyo, se planta. Defiende la dignidad del trabajo y lo que le corresponde. Acá veo la gente muy apaciguada en ese tema. Y tratamos de despertar esa conciencia, de que no crean que no hay sueños.


A veces chocamos con gente que tira para atrás y dicen: Uds. tienen canciones indigenistas pero no son indios. Y no pasa por eso sino por reflotar los valores y los rasgos de esa cultura. Si uno defiende ciertos rasgos de la cultura originaria es porque hay ciertos valores que cuidar… hoy, lo que pasa es que te imponen que tenés que ser esclavo de una empresa multinacional, que te corre y no te da ni las gracias.

 

Una fecha

Tratamos que sea con anticipación porque Matrero mueve gente del interior y no es lo mismo si la entrada está a 20 mangos para el muchacho del interior, porque en boleto ya tiene 20 mangos más y unas birras. Entonces la tenés que largar con anticipación para que los muchachos vayan haciéndose de su fondo para venir a ver los conciertos.


Cuando presentamos el disco Para quien busca identidad, iba y les dejaba el disco en la casa, y les decía: ahí está el disco, cuando tengás me das, sino después del recital, pero no podés faltar al concierto. Y todo el mundo me cumplió.

 

Matrero baja un cambio y vuelve a subir…

Pasa porque, al ser una banda de amigos, nos adecuamos al tiempo de cada uno. Viene, por ejemplo, Omar, y me dice: tengo problemas en el laburo y tengo que parar dos o tres semanas. Si fuera otra cosa diría: hay que buscar a otro bajista, no podemos parar. Pero como somos amigos y la banda apuesta a la continuidad, que a la larga los frutos son mayores, si hay que parar dos semanas se para. Es más, hay fechas que preferimos no tocar si no venimos ensayando bien. Tenemos mucho respeto por lo que hacemos, por nosotros y para la gente que hace un esfuerzo grande para pagar la entrada.


Pero son cosas que tratamos de corregir que sean menos. Por ejemplo, fue un progreso ir a Santiago a tocar. Ahora tenemos la punta para ir de nuevo. Y también de si vienen un par de bandas, a talonear con ellos.

 

Integrantes

Todos somos de La Banda: Omar Cuellar y Marcelo Reza, son de Santo Cristo; Javier Corbalán es de Delfín Gallo. Comúnmente siempre tuvo integrantes de La Banda, salvo cuando estuvo Nacho (de Volstead), y que era uno más porque era muy amigo de todos los muchachos de acá.

 

Instrumentos

Con el paso de los años y de compartir escenarios con las bandas grandes, nos hemos dado cuenta que es importante estar bien equipados. Es más, Logos ha tocado con nuestros equipos. Tenemos equipos de primera que hemos ido haciendo con los años. Es todo un aprendizaje. Yo estoy con una viola Gibson, Omar tiene un bajo Fender tenemos equipos tipo Laney ingleses: cualquier banda puede tocar con nuestro back line y va a sonar bien…

 

Contactos:

https://www.facebook.com/pages/Matrero-Tucuman

 

http://tucumaniacmetal.blogspot.com.ar/search/label/.Matrero